Papúa Nueva Guinea: la definición de lo que es un país diferente

El mundo es un lugar sorprendente y Papúa Nueva Guinea es un ejemplo de cómo un pequeño Estado puede diferenciarse radicalmente del resto y jugar su propio papel en la sociedad internacional.

La sociedad internacional es un gran lugar de encuentro de todo tipo de actores. En los análisis internacionales, nos solemos centrar en las grandes potencias y variables que pueden configurar el orden geopolítico del mañana, pero pocas veces nos detenemos en aquellos puntos del planeta que presentan singularidades que les hacen especiales pese a no jugar un papel trascendental a escala global. En este artículo, hablaremos de Papúa Nueva Guinea, un Estado que hace honor al calificativo de diferente.

La capital de este Estado oceánico situado en la parte oriental de la isla de Papúa es Puerto Moresby, conocida tristemente por ser una de las ciudades con mayor tasa de criminalidad del mundo. El país es rico en materias primas minerales, por lo que cuenta con una actividad de explotación minera considerable, la cual está en su gran mayoría bajo control de capital australiano. La población vive de manera muy desigual y en su gran mayoría bajo el umbral de la pobreza.

Históricamente, Papúa Nueva Guinea ha sido dominada por multitud de potencias. La isla ha pasado por el control de tres Estados distintos, los cuales fueron Alemania, Reino Unido y, por último, Australia —aunque, en formato de mandato—. Debido a estos lazos coloniales, en la actualidad, forma parte de la Commonwealth y por lo tanto la Jefatura del Estado la ostenta la monarca Isabel II.

Su pasado colonial no es lo único diverso en Papúa Nueva Guinea, ya que nos encontramos ante uno de los países más heterogéneos étnicamente hablando. Se estima que hay más de 80 lenguas y dialectos diferenciados a lo largo de sus casi 9 millones de habitantes, lo que ha dificultado la unificación política y cultural del Estado.

La geografía tampoco ayuda a ello. La nación se encuentra constituida principalmente por selva y montañas que complican el establecimiento de infraestructuras de comunicación eficientes, así como de núcleos urbanos destacados, a lo que hay que unir la densa región de archipiélagos situada al noreste de la isla principal y donde se acumula gran parte de la población. No es de extrañar que este país siga siendo un misterio incluso hoy para varias disciplinas científicas.

La población indígena sigue siendo muy numerosa en la isla, que suele vivir al margen de la sociedad y bajo sus propias leyes y ritos culturales, lo que hace que tengamos que diferenciar entre la población censada y la real.

Papúa Nueva Guinea es el único Estado oceánico con frontera física con otro país, en este caso con Indonesia. Esta frontera es una de las que vulgarmente se denomina que están hechas con “escuadra y cartabón”, ya que prácticamente en su totalidad es una línea recta que parte la isla por la mitad. Podría parecer que no es un punto caliente en cuanto a la seguridad se refiere, pero en realidad es la zona más conflictiva de todo el Estado con diferencia.

Mapa de Papúa Nueva Guinea

Fuente: Wikimedia Commons

La descolonización de la parte occidental de la isla por parte de los neerlandeses en 1963 trajo consigo el nacimiento de movimientos políticos de autodeterminación, de anexión a la parte oriental e incluso de proclamación de un califato. No obstante, Indonesia respondió anexionándose este territorio, a lo que siguió una dura represión, perpetuando en el tiempo un conflicto contra el independentismo local que se extiende hasta nuestros días.

En este sentido, tanto Laskar Yihad como el Movimiento Papúa Libre han perpetrado atentados a ambos lados de la frontera, lo que ha resultado en casi 100.000 desplazados y otros 100.000 muertos. Desde Jakarta y Puerto Moresby se ha intensificado la cooperación militar poco a poco en estos 50 años con el objetivo de erradicar la inestabilidad que este conflicto presenta, pero la solución parece estar todavía demasiado lejos.

Tuvalu y la digitalización de la lucha contra el cambio climático

Tuvalu podría convertirse en uno de los primeros países en desaparecer si el cambio climático continúa sin ser abordado de una manera efectiva. No obstante, este pequeño país insular está aprovechando su dominio «.tv» para poder hacer frente económicamente a este enorme problema. El principal ejemplo es la plataforma de streaming Twitch.

Por otro lado, Papúa Nueva Guinea no es un Estado en el cual la totalidad del territorio es dirigido desde la capital. Una rara avis política se erige en la parte archipelágica del país, la región autónoma de Bougainville. Esta región se independizó 15 días antes de la propia independencia de Papúa Nueva Guinea de Australia y adoptó el nombre de Islas Salomón del Norte. La constitución de Papúa Nueva Guinea como Estado federal facilitó la integración de este territorio y la disolución del autoproclamado territorio. Sin embargo, ello no significó el final de la aventura secesionista.

En 1990 el descontento generalizado hacia las políticas de explotación minera impuestas desde Puerto Moresby provocó un nuevo levantamiento. Esta sublevación fue duramente contestada por el ejército, lo que inició un conflicto cruel que se prolongó hasta el año 2000. La firma de un acuerdo entre las partes estipulaba la creación de la región autónoma y la celebración de un referéndum de autodeterminación en 2019. El resultado fue de un 98% a favor de la independencia, lo que deberá ser considerado y discutido por el parlamento nacional. Así, se estima que para el año 2027 podría nacer un nuevo Estado.

El mundo es un lugar sorprendente y Papúa Nueva Guinea es un ejemplo de cómo un pequeño Estado puede diferenciarse radicalmente del resto y jugar su propio papel en la sociedad internacional.

Compártelo:

Por Marcos Bosschart Martínez

Máster en Relaciones Internacionales y Comunicación en la UCJC y Grado en Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid. Interesado en la geopolítica del Sahel, Asia-Pacífico y las Relaciones Internacionales Culturales. Colaborador en la revista Disobedient Magazine del Reino Unido.

Deja un comentario

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments