Categorías
Artículos China Sociedad

Las mujeres chinas y su lucha por el liderazgo: una batalla más allá de lo cultural

En China, al igual que en el resto del mundo, existe una ausencia importante del liderazgo femenino. Esto ha estado marcado principalmente por el conservadurismo histórico de la sociedad china. No obstante, Xi Jinping busca darle la vuelta a esta situación.

Pocas son las mujeres líderes que esbozamos en las portadas de los periódicos de todo el globo. China, por supuesto, no es la excepción. Si bien la cultura de pies de loto ha hecho mella en una sociedad conservadora donde el papel de la mujer queda relegado a un segundo plano, a una otredad privada de reconocimiento en los asuntos más públicos y políticos, Xi Jinping quiere tornar esto dentro de su nuevo orden mundial, pero ¿cómo?

El liderazgo político, tal y como llega a la ciudadanía, parte precisamente de la caricatura de un príncipe soberano que ansía el poder, la capacidad de hacer política, y el deber de ser un líder carismático y capaz de movilizar a las masas sin que estas se cuestionen el por qué. Esta visión de la propia política como vocación nos habla de un liderazgo capaz de intentar ejercer el control o la influencia sobre el proceso de toma de decisiones políticas.

Esto es importante cuando hablamos de líderes como Xi Jinping, que son capaces de realizar un cambio profundo y transformador, y, además, son ideólogos carismáticos donde la virilidad es el principal rasgo en su presentación como líder. Una presentación al público como un carácter masculino, fuerte y viril que, como pater, será capaz de protegerte y de tomar las decisiones más duras —pero necesarias—, aunque siempre desde esta virilidad. Esto no pasa con las mujeres por el mero hecho histórico de la privación del sexo femenino del ámbito público, es decir, por su encasillamiento en el concepto de la “buena esposa”.

Xi Jinping es conocedor de su realidad actual política, por lo que intenta solventar este parche de brecha sexual (de género) haciendo un lavado de cara social necesario para que la próxima superpotencia asiática encaje a la perfección con ese nuevo orden mundial. Recordemos que, tanto en 2015 como en 2020, el presidente chino afirmaba la igualdad de género como política estatal y se comprometía con una ayuda financiera en la ONU hacia las mujeres de los países en vías de desarrollo para acelerar la implementación de la Plataforma de Acción de Pekín y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ligados a la igualdad de género. 

La agenda feminista se consolidaba supuestamente tras Beijing +25 cuando Xi hizo un llamamiento a minimizar el impacto de la COVID-19 sobre estas y la protección de los derechos e intereses de las mujeres y las niñas tanto con respecto a la salud pública como a la reapertura económica e, igualmente, reivindicaba el esfuerzo por mejorar las ayudas económicas para poder actuar en la buena resolución de mejorar su bienestar.

Los siguientes cambios legislativos notables relacionados incluyen la adopción histórica de una ley contra la violencia doméstica en 2015 y, en 2021, el establecimiento en el código civil de un periodo de reflexión de 30 días para las parejas que quieran disolver su matrimonio. Estos paradójicos cambios en la legislación y los acalorados debates sobre la educación sexual han revivido los valores confucianos y el conservadurismo cultural representado por las “tías antisexo” —grupo opuesto a la liberación sexual en China que trata de silenciar a sexólogos y programas de educación sexual—, quienes fomentan el carácter reproductivo de la mujer como su característica principal natural. No obstante, pretende reforzar esta agenda feminista el “cómo”, como un buen líder se adapta a las necesidades demandadas por su ciudadanía para seguir manteniendo y ejerciendo el poder, pero de nuevo, ¿por qué una mujer no podría hacerlo? ¿De dónde viene esta ausencia de liderazgo en el gran gigante asiático?

Al final, la cultura más conservadora impide que la mujer pueda ser reconocedora de derechos ni mucho menos podría ser vista como un buen líder. No obstante, Xi Jinping apuesta por la aparición de la mujer como líder en la cooperación internacional empresarial. Este nuevo rol de la mujer trabajadora, empresaria, capaz de combatir los dos mundos, supone una mujer china líder que cubriría esa ausencia de liderazgo internacional, el punto débil aún por parte de China; si bien en lo regional se nota la influencia de liderazgo, en el plano internacional siguen compitiendo con su rival norteamericano.

Esto se ve de forma clara con el ascenso de mujeres empresarias como Yan Huiyan, poseedora del 57% del grupo de promoción inmobiliaria Country Grade, creada por su padre, que con la gestión de dicha empresa y sus proyectos como Bright Scholar Education, —líder de escuelas internacionales en China—, se sitúa en el top 10 de mujeres más ricas de China junto con Wu Yajun, emprendedora inmobiliaria. Y es que hasta un 31% de los dueños de negocios en el país son mujeres. Esta es la apuesta fundamental de Xi Jinping, perfiles de mujer como Zhan Yin, fundadora de Nine Dragons Paper, comprende el perfil de mujer internacional que encaja con los intereses del líder asiático, así como del panorama global. 

Si bien es cierto que será difícil ver a una mujer en China como líder del Partido Comunista Chino, no se descarta una inclusión paulatina vista la agenda feminista del líder asiático. La cortina de liderazgo político de las mujeres se ve balanceada en el ámbito privado, pero no ha sido abierta del todo. Eso quedará en manos de las próximas líderes que se atrevan a confrontar los estándares masculinos de liderazgo político, no como un liderazgo de rasgos innatos al sexo, sino de las propias competencias individuales, independientemente del sexo y del género.

Compártelo:

Por Milena Véliz Amaya

Estudiante del doble grado de Ciencia Política, Gestión Pública y Filosofía. Interesada en la cuestión de género/sexo y análisis de políticas públicas de Asia Pacífico y América Latina.

Deja un comentario

2 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Maritza Antonia Macias Tan
Maritza Antonia Macias Tan
1 month ago

Interesante artículo!!!.entonces el papel en china no ha sido valorado,sufren discriminación en ese país también?.

Oleee
1 month ago

Oleeee