Categorías
Artículos Derechos Humanos Política

La democracia en Asia-Pacífico en 2021

Analizamos el índice de democracia de The Economist de 2021. Asia-Pacífico es la segunda región del mundo con más «democracias plenas», pero también ocupa las tres últimas posiciones.

La semana pasada, The Economist Intelligence Unit (EUI) publicó su informe anual sobre el estado de la democracia en el mundo en 2021. Al igual que en 2020, la pandemia de la COVID-19 ha tenido un gran impacto sobre las democracias —en forma de un creciente enfoque tecnocrático para administrar las sociedades democráticas occidentales— y ha exacerbado las tendencias hacia el uso de la coerción en muchas democracias no consolidadas o en los regímenes autoritarios.

En la región de Asia-Pacífico, a pesar de que 2020 fue un buen año —Corea del Sur, Japón y Taiwán accedieron al estatus de “democracias plenas”—, 2021 ha estado marcado por el gran retroceso de dos paísesAfganistán y Myanmar—, que han desbancado a Corea del Norte como los sistemas menos democráticos del mundo. No obstante, a pesar haber visto reducido su puntuación media, únicamente 11 de los 33 países analizados por The Economist han visto reducida su puntuación.

Aún así, Asia-Pacífico, con cinco países, es la segunda región con mayor número de “democracias plenas” —Australia, Corea del Sur, Japón, Nueva Zelanda y Taiwán— tras Europa Occidental, con doce “democracias plenas”.

Democracias plenas (8-10)

  • Nueva Zelanda
  • Taiwán
  • Australia
  • Corea del Sur
  • Japón

Democracias imperfectas (6-8)

  • Malasia
  • Timor Oriental
  • India
  • Indonesia
  • Filipinas
  • Mongolia
  • Singapur
  • Sri Lanka
  • Papúa Nueva Guina
  • Tailandia

Regímenes híbridos (4-6)

  • Bangladesh
  • Bután
  • Fiyi
  • Hong Kong
  • Nepal
  • Pakistán

Regímenes autoritarios (0-4)

  • Kirguistán
  • Rusia
  • Kazajistán
  • Vietnam
  • China
  • Uzbekistán
  • Camboya
  • Tayikistán
  • Laos
  • Turkmenistán
  • Corea del Norte
  • Myanmar
  • Afganistán

China: el «gran desafío»

Por tercer año consecutivo, China, clasificada como un régimen autoritario, ha sufrido un retroceso en su puntuación (del 2,27 de 2020 al 2,21 de 2021). En esta regresión podemos identificar diversos factores. Por un lado, dentro del sistema político, el actual presidente, Xi Jinping, ha conseguido acumular un poder que no se ve desde Mao Zedong. Además de conseguir eliminar la limitación de dos mandatos que estaba en vigor desde la década de los 90, pudiendo permanecer, si así lo deseara, vitaliciamente en el poder.

Por otro lado, las minorías étnicas han sufrido una creciente represión por parte del gobierno central. Muy sonado ha sido el caso de la minoría musulmana uigur en Xinjiang, donde muchos de ellos han sido retenidos en centros de detención —o de “formación profesional”, como los llaman el gobierno chino—. También se ha promulgado una nueva ley lingüística, imponiendo el mandarín en las escuelas, lo que ha generado recientemente tensiones en la provincia de Mongolia Interior.

Otro caso especialmente pragmático es el de Hong Kong, donde el gobierno central se está inmiscuyendo cada vez más a pesar de la Ley Básica —la constitución hongkonesa— que le concede un amplio grado de autonomía política. Con la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional y la Ley para la reforma del sistema electoral, los hongkoneses se ven cada vez más coartados de sus libertades.

Para saber más sobre el sistema político en Hong Kong: Hong Kong: ¿hacia “un país, un sistema”?

Las políticas sanitarias también han provocado un retroceso de las libertades. Bajo la política de “cero casos”, China ha establecido un férreo control sobre la ciudadanía con medidas drásticas como el confinamiento de ciudades enteras por la detención de unos pocos casos de COVID-19.  

En todo caso, el sistema político chino está lejos de cambiar en la actualidad y no se han presentado amenazas existenciales. A pesar de que no existan encuestas fiables y sea difícil juzgar la popularidad de Xi Jinping y el Partido Comunista de China, la sensación general es que la mayoría de los chinos parecen tener una disposición favorable hacia sus gobernantes.  

Precisamente, el modelo chino ocupa un lugar especial dentro del informe de The Economist de 2021. El propio título lo indica: “The China challenge” («El desafío de China»). Mucho se ha hablado últimamente de la “amenaza china” y de la posibilidad de expansión de su modelo político y económico, sobre todo en el mundo en desarrollo. Sin embargo, según sostiene este informe, el verdadero desafío para Occidente podría no ser evitar que China se convierta algún día en una potencia mundial dominante —algo que parece ser, si no inevitable, al menos muy probable—, sino ser capaz de gestionar ese proceso de tal manera que se evite la guerra y se preserve la democracia.

Sudeste Asiático

La región ha estado marcada principalmente por el golpe de Estado por parte de los militares acaecido en febrero de 2021 en Myanmar. Tras la apertura de la Junta militar a una relativa democratización del sistema político en 2008, el golpe acabó con todos los avances y se volvió a reinstaurar un sistema político bajo la dirección de una Junta militar, encarcelando a todos los altos cargos de la Liga Nacional para la Democracia y su líder Aung San Suu Kyi —actualmente juzgados por un tribunal militar— e iniciando un año de dura (y violenta) represión contra los ciudadanos.

Para saber más sobre Myanmar y el golpe de Estado: ¿Por qué el ejército dio un golpe de Estado en Myanmar?; Myanmar, un año después del golpe

El caos político y social en el país le ha costado una de las mayores caídas en el índice de democracia en el año 2021, pasado de un 3,04 en 2020 a un 1,02 en 2021, siendo el segundo sistema político menos democráticos del mundo según este índice, únicamente superado por Afganistán.

Al lado contrario se sitúa Indonesia, que en el año 2021 tuvo una de las mayores subidas del mundo, pasando del 6,30 de 2020 al 6,71. Según el informe, el fallo determinando la inconstitucionalidad sobre la Ley Ómnibus de Creación de Empleo por parte del Tribunal Constitucional de Indonesia, demostró un alto grado de independencia judicial.

Adicionalmente, la decisión del presidente indonesio, Joko Widodo, de dar cabida a una amplia gama de partidos políticos —incluyendo miembros de partidos políticos pequeños, exmilitares y figuras religiosas— condujo a la creación de consenso y compromiso entre las fuerzas políticas.

El resto de los países se ha mantenido más o menos estable en comparación con el último año. Malasia, Singapur y Timor Oriental han permanecido como democracias imperfectas sin sufrir excesivas variaciones desde la creación del índice en 2006. En el caso de Tailandia, la celebración de elecciones en 2019 tras el golpe de Estado en 2014 le ha permitido regresar a la etiqueta de “democracia imperfecta”.

Para saber más sobre el sistema político en Tailandia: Tailandia: un país acostumbrado a los golpes de Estado

Laos y Vietnam, ambos bajo el gobierno de un partido comunista, apenas han sufrido variaciones en los últimos dos años, y siguen categorizados como “regímenes autoritarios”. Camboya, por su parte, ha sufrido retrocesos generales en su índice desde 2014. A pesar de ser una democracia sobre el papel, su presidente, Hun Sen, lleva gobernando el país desde la década de los 90 y desde 2014 está persiguiendo duramente a la oposición, principalmente al Partido Nacional de Rescate de Camboya liderado por Sam Rainsy. Además, parece que las cosas quedan en familia, puesto que el hijo de Hun Sen, Hun Manet, está llamado a suceder a su padre, algo que ya ha aprobado el Partido Popular de Camboya.

Asia Oriental

La región ha sufrido pocas variaciones respecto del año 2020. Corea del Sur, Japón (para saber más sobre el sistema político japonés: Guía para las elecciones generales japonesas de 2021) y Taiwán son categorizadas como “democracias plenas” y han mejorado sus índices a pesar de la pandemia. Destaca aquí el caso de Taiwán, que se ha colado en el puesto octavo de las mejores democracias del mundo según este índice en 2021. Mongolia, con una puntuación de 6,42, es una “democracia imperfecta”, demostrando los avances de este país en materia democrática tras la caída del comunismo en 1991.

Al lado contrario, Corea del Norte, con un 1,08, continúa siendo uno de los Estados menos democráticos del mundo. Gobernado férreamente por la dinastía de los Kim, es uno de los Estados más herméticos del mundo y con menor número de libertades individuales.

Para saber más sobre el sistema político en Corea del Norte: Semejanzas y diferencias entre Kim Jong-il y Kim Jong-un

Asia Meridional

En Asia del Sur, dos países—India y Sri Lanka— están catalogados como “democracias imperfectas”, cuatro —Bangladesh, Bután, Nepal y Pakistán— como “regímenes híbridos” y una —Afganistán— como “régimen autoritario”.

El año 2021 en esta región ha estado marcada por el regreso de los Talibán en Afganistán tras dos décadas del inicio de la intervención estadounidense en el país. El regreso del régimen Talibán en Afganistán, a pesar de las promesas de moderación iniciales, ha supuesto un claro retroceso en los derechos de las mujeres, aplicando una segregación por sexos en todos los ámbitos. También ha ido en contra de los derechos de las minorías, lo que se refleja en la monopolización del gobierno por parte de pastunes, en contraposición a otras etnias como los tayikos, uzbekos o hazaras.

Aún debatiéndose entre la moderación y la radicalidad, la vuelta al poder de los Talibán ha supuesto un notable descenso en el índice de democracia en 2021, pasando del 2,85 de 2020 al 0,32, ocupando la última posición dentro del ranking de países en el informe.

Para saber más sobre el regreso de los Talibán en Afganistán: El Afganistán Talibán (I): Orígenes y apogeo del movimiento; El Afganistán Talibán (II): Historia de una caída y un regreso; El Afganistán Talibán (III): el Régimen Talibán, entre la moderación y la radicalidad

Nepal ha sido el otro país que ha sufrido un notable retroceso en 2021. La alta inestabilidad política, provocado en gran parte por un veredicto de la Corte Suprema que obligó al primer ministro KP Sharma Oli a dejar el cargo, le ha hecho caer del 5,22 obtenido en 2020 al 4,41.

Al lado contrario, India ha mejorado levemente su puntuación respecto a 2020 —6,91 frente a 6,61—. Según el informe, las protestas de los agricultores que obligaron al gobierno a derogar las leyes agrícolas de 2020 y algunas derrotas electorales del partido gobernante Bharatiya Janata, demostró que existen mecanismos e instituciones para que el gobierno rinda cuentas frente al electorado entre las elecciones nacionales.

No obstante, el informe también señala el hecho de que el gobierno no haya tomado medidas enérgicas contra la persecución de minorías religiosas por parte de los nacionalistas hindúes, algo que condena la puntuación de la democracia india, que ha disminuido notablemente desde la llegada al poder del gobierno de Narendra Modi.

Para saber más sobre las políticas de Narendra Modi: ¿Peligra el legado de Gandhi en la India?

Rusia y Asia Central

Rusia y Asia Central es la única región de todo Asia-Pacífico donde todos los Estados son “regímenes autoritarios”. Cuatro de los seis países redujeron su nota en 2021 y dos se mantuvieron igual que el año anterior. Según el informe, el descontento público aumentó durante el año 2021 y los regímenes de esta región respondieron con políticas represivas, lo que condujo a un mayor afianzamiento de las prácticas antidemocráticas y a la supresión de cualquier forma de disidencia.  

La puntuación de Rusia se redujo de un 3,31 en 2020 a un 3,24 en 2021 debido a las medidas tomadas por el gobierno de Vladimir Putin contra la oposición, los medios y las organizaciones independientes. Así, se restringió aún más el pluralismo político. El ejemplo pragmático fue la detención en enero de 2021 de Alekséi Navalni, figura destacada de la oposición, desatando numerosas protestas por el país que fueron duramente reprimidas por la policía. Además, según el informe, el gobierno amplió su lista de “agentes extranjeros”, lo que restringió severamente el funcionamiento de los medios independientes y las organizaciones de derechos humanos.  

Por otro lado, destaca el caso de Kirguistán que, tras varios años de descenso, fue degradada de un “régimen híbrido” a un “régimen autoritario”, disminuyendo su puntuación en un 0,59. La victoria de Sadyr Japárov en las elecciones de enero de 2021 y su posterior victoria en un referéndum para volver a convertir el sistema político del país en una República Presidencialista hizo que acumulara un importante poder, ganando una mayor influencia sobre los poderes legislativo y judicial y provocando, según señala el informe, la eliminación efectiva de la separación de poderes.

Para saber más sobre el sistema político en Kirguistán: El Kirguistán de Sadyr Japárov: tras las huellas de Manás

Oceanía

Los cuatro países del continente oceánico —Australia, Fiji, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea— analizados por el índice de democracia han sufrido pocas variaciones en 2021 respecto del 2020. Australia y Nueva Zelanda, categorizadas como “democracias plenas”, son dos democracias más que consolidadas. Además, Nueva Zelanda alcanzó el segundo puesto mundial dentro del ranking de las mejores democracias del mundo, únicamente siendo superada por Noruega.

Papúa Nueva Guinea no ha sufrido ninguna variación en su puntuación y mantiene su 6,1, siendo etiquetada como una “democracia imperfecta”. Fiyi (“régimen híbrido”), por su parte, ha sufrido un retroceso en su puntuación, bajando del 5,72 de 2020 al 5,61 de 2021. Con un amplio historial de inestabilidad política y tensiones territoriales y raciales desde su independencia hace más de tres décadas del Reino Unido, Fiyi vivió un 2021 de agitación política a raíz de las protestas producidas por un impopular proyecto de ley de tierras.

Compártelo:

Por Bienvenido Chen Weng

Interesado en la política en Asia Oriental y el Sudeste Asiático. Asimismo, sigo con especial interés la evolución de la creciente competición sino-estadounidense y la política de la Unión Europea hacia China.

Deja un comentario

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments