La ASEAN ante la invasión de Rusia a Ucrania

La tensión internacional entre Rusia y Ucrania ha desembocado en un conflicto inesperado cuyas consecuencias afectarán a los países asiáticos de una forma diferente que a los europeos.

El 24 de febrero de 2022, el continente europeo tembló ante un fantasma del pasado del que todos parecían ya haberse olvidado, la guerra.  Rusia inició un ataque sobre  Ucrania, con el fin, según el Kremlin, de “desmilitarizar” y “desnazificar” la antigua república soviética. El inicio de este conflicto se ha traducido en uno de los mayores conflictos que el continente vive desde la Segunda Guerra Mundial. Lo que en un inicio fue una escalada de la tensión regional por cuestiones geopolíticas, ha terminado derivando en una confrontación que ha hecho volar por los aires el espacio de seguridad europeo.

Bajo esta situación, la Unión Europea ha tenido que reaccionar con rapidez y mostrando una unidad de actuación pocas veces antes vista. La esperada llegada de 6 millones de refugiados ucranianos, junto con la amenaza que Rusia vuelve a suponer, han incentivado la elaboración de unas sanciones económicas por parte de la Comisión Europea sin precedentes que pretenden atacar frontalmente a la economía rusa. Entre estas medidas destacan, sobre todo, la congelación de los activos del Banco Central Ruso, el cierre del sistema SWIFT a los bancos rusos más importantes y las sanciones directas a los oligarcas.

Las respuestas fuera del viejo continente han sido proporcionales a las mencionadas anteriormente por todos aquellos Estados, como Japón, que se ubican dentro de la órbita de Occidente y de las democracias liberales. Sin embargo, las sanciones internacionales afectan en mayor medida a unos que a otros y el continente asiático no escapa a tal consideración.

En este sentido, en este artículo se hablará sobre  las principales consecuencias del conflicto para los integrantes de la ASEAN (Brunei Darussalam, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam), los cuales representan a gran parte de los países con mayor crecimiento industrial por año a escala global.

Mapa de los países integrantes de la ASEAN Fuente: Wikimedia Commons

Consecuencias sobre las economía

El comercio con Ucrania y Rusia no es importante numéricamente, pero sí estratégicamente. Los países de la ASEAN tienen un gran socio comercial y ese se llama China. Rusia y Ucrania representan respectivamente solo el 0.5% y el 0.1% de todos los bienes, lo que no es gran cantidad. Sin embargo, esos bienes no se tienen que medir por su volumen sino por su impacto. Gran parte de los mismos se basan en tecnología, equipamiento militar, productos agrícolas y derivados, por lo que hablamos de bienes tanto de alto valor añadido como estratégicos.

Las sanciones internacionales previamente mencionadas han puesto en jaque muchas de estas transacciones, sobre todo las de orden militar. Países como Indonesia ya han dado un paso atrás y han cancelado la compra de material en favor de otros países como China. Es previsible, que no sea el único en hacerlo por las posibles consecuencias de seguir adelante con ello. Lo que no solo tiene una repercusión de menores ingresos para Moscú, sino también significa el cuestionamiento de la política económica militar de todos los países de la región y la interdependencia generada en el proceso.

Otro sector en el que las sanciones pueden tener un impacto considerable es en el de la agricultura. Muchos de los países integrantes siguen teniendo un sector primario muy desarrollado e intensivo que necesita de grandes cantidades de fertilizantes para poder desarrollar su actividad de la mejor manera posible. Una interrupción en el suministro de este bien puede significar en grandes pérdidas económicas para las bases de las  poblaciones y para las reservas alimenticias de los países. Se estima que casi un 10% provienen de Rusia y sustituir dicha cuota de mercado llevaría un tiempo que no es aceptable para muchos.

Ucrania es conocida por ser el granero de Europa, pero también es un importante proveedor de materias primas alimenticias para muchos Estados, y otro tanto podría decirse de Rusia. Los efectos de la guerra ya se están notando en los mercados de futuros y en la bolsa de cereales de Chicago. Los precios se sitúan en máximos históricos como consecuencia del conflicto, lo que provoca un aumento de la inflación a escala global, unido a un posible desabastecimiento parcial. Los países de la ASEAN con economías con una inflación generalmente elevada podrían verse especialmente perjudicados.

En cuanto a la parte energética, los países de la ASEAN no son tan dependientes de Rusia como lo pueden ser los del centro y este de Europa. Puede que noten el impacto por el ya mencionado argumento de la subida de la inflación, pero no por la falta de llegada de hidrocarburos.

Encontramos por lo tanto una situación en la que los efectos de la invasión rusa sobre Ucrania tienen una repercusión más estratégica que económica de fondo. El impacto en los integrantes de la ASEAN no es grande por tamaño, sino por la significación que puede tener sobre sectores estratégicos de la economía y las planificaciones de los Estados del Sudeste Asiático en su política exterior. A su vez, como se ha podido observar, el complicado juego diplomático en el que se pueden ver sumidos a la hora de posicionarse internacionalmente hace que China sea percibida aún más de lo que ya lo era por ser un socio prioritario.

Las sanciones de Singapur y su significado para las finanzas rusas

Un golpe duro para Rusia en relación con ASEAN ha sido el anuncio de las sanciones por parte de Singapur, el cual se ha desligado de su tradicional política de mantenerse alejada de los sucesos internacionales de otros Estados. Las restricciones afectan sobre todo a las operaciones financieras, lo cual cobra sentido cuando se recuerda que la ciudad-Estado es uno de los principales hubs financieros del mundo.

El cierre de este mercado supone que quedan muy pocos índices bursátiles relevantes en el que el dinero ruso pueda ser gestionado e invertido.

Esta política más “agresiva” de Singapur es ciertamente inusual dentro de la ASEAN, cuyos integrantes prefieren mantener un perfil bajo tanto por sus intereses nacionales como por su nulo interés en verse dentro de disputas diplomáticas que puedan dañar las relaciones con cualquiera de los dos bandos en un momento en el que la incertidumbre sigue siendo la única constante.

La ASEAN se posiciona

Pese a esta tendencia, los países de la ASEAN han adoptado posiciones favorables a la condena a la invasión en la votación de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ninguna nación de la región votó en contra, aunque si que hubo abstenciones como la de Laos o Vietnam (socio tradicional de Rusia). Esta línea de actuación demarca el elevado coste internacional para Rusia en cuanto a la percepción internacional se refiere. Tanto el miedo a las posibles restricciones como la difícil justificación del casus belli, han provocado que hasta los actores más neutrales o pacifistas, hayan tenido que tomar decisiones a las que no estaban acostumbrados hasta el momento.

Mapa: ¿Qué ha votado cada país de Asia-Pacífico en la Resolución condenatoria de la invasión de la Asamblea General de Naciones Unidas?

Se suele decir que la guerra nunca tiene vencedores, pero en las relaciones internacionales esa enunciación romántica no se cumple. La historia la escriben aquellos que son capaces de imponerla. Predecir con seguridad quién puede salir beneficiado del conflicto es un ejercicio de futurismo. Los próximos días y semanas serán vitales para llegar a ver si estamos ante un momento de cambio estructural a nivel mundial y como este puede afectar a la manera en la que comprendemos el mundo.

Asia ante la crisis en Ucrania

Compártelo:

Por Marcos Bosschart Martínez

Máster en Relaciones Internacionales y Comunicación en la UCJC y Grado en Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid. Interesado en la geopolítica del Sahel, Asia-Pacífico y las Relaciones Internacionales Culturales. Colaborador en la revista Disobedient Magazine del Reino Unido.

Deja un comentario

1 Comment
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Luz M. Garzo
Luz M. Garzo
8 months ago

Muy buen artículo. Permite tener una visión global de la repercusión de la invasión de Rusia a Ucrania.
También nos da una idea se lo cierto que es el dicho español de que «el mundo es un pañuelo».